Entrevista a Walter Mussio y Mauricio Arias fundadores de IQ Solar

E: ¿Cómo empezó el vínculo entre ustedes y cómo sienten que se complementan?

W: Yo tenía un local de informática y le alquilaba el local al padre de Mauricio, como entablamos una muy buena relación, él fue quien nos vinculó.

M: Cuando yo decidí o comencé con la idea de emprender, uno de los que me asesoró fue mi papá, también Luciano Rolón que fue el primero que me dijo: “¿pensaste en tener algún socio”? porque yo me iba a largar solo, y fue una muy buena idea, porque uno no puede saber todo, y hay que buscar un socio que sepa lo que uno no sabe.

Walter tiene un pensamiento muy emprendedor, para mí es liberador poder dedicarme a hacer algo que me haga sentir bien, que lo que yo hago trasciende de una relación comercial, estoy haciendo algo bueno para la comunidad y el planeta.

E: Me parece re importante esto de las relaciones de complementariedad, ¿cómo lo viven ustedes en el día a día, en el emprendimiento? ¿Y cuándo nació IQ?

M: Nuestro emprendimiento consiste en brindar un servicio completo en relación a energías renovables, principalmente energía solar, desde asesoramiento, diseño, instalación, mantenimiento de sistemas que aprovechan la energía solar, tanto sistemas fotovoltaicos que generan energía eléctrica a través del sol como también sistemas térmicos como por ejemplo los muy conocidos termotanques solares y también climatizadores de piscinas para generar un ahorro  y demás cuidar el ambiente.

E: ¿Son pioneros acá en Goya?

M: hay lugares que venden, nosotros lo que buscamos es diferenciarnos a través del servicio integral, incluso si tienen comprado en otro lugar, podemos asesorarlos para resolver de manera integral el problema o la necesidad que tenga alguien en la relación al uso de la energía solar o de otro tipo de energías renovables, en esta zona resulta muy eficiente la energía solar ya que hay muy buen sol.

E: ¿Dónde tienen la mayor cantidad de clientes?

W: Bueno hay un mix porque tenemos clientes de Goya, Bella Vista, Mercedes, nos consulta gente de Curuzú Cuatiá, clientes de Santa Lucía, Esquina, Lavalle, en la zona en general estamos con buen público interesado.

E: ¿Y este proyecto nació en pandemia?

W: Nació en octubre de 2019.

E: ¿Enseguida se pusieron de acuerdo?

W: En realidad Mauricio ya tenía el proyecto de negocio fotovoltaico, y solar térmico también, y me lo comentó y en algún momento nos pusimos en sintonía los dos y congeniamos como para que a los dos nos cierre la idea de trabajar en sociedad, fueron un par de reuniones hasta que le fuimos dando forma primero en idea, y después materializándolo.

M: Aprovechamos el asesoramiento del Club de Emprendedores, desde el primer momento fuimos, nos inscribimos, nos dedicaron tiempo y nos sentimos muy agradecidos por eso, se convirtió en una segunda casa para nosotros durante todo este tiempo.

E: ¿Los dos están 100% abocados al emprendimiento?

W: Tenemos otras actividades que las vamos dejando a poquito de lado (risas)

E: ¿Cómo hacen con la gestión del tiempo?

W: Es todo un desafío realmente, le dedicamos muchas horas del día, y la verdad que vamos quitando tiempo al resto de las actividades, para dedicarle más a IQ.

E: ¿Cuál consideran que es la clave para que una sociedad comercial funcione?

W: Desde mi punto de vista, el factor fundamental es la confianza, que a uno le genera la otra persona, no solamente la confianza en cuestiones económicas sino también en sentirse amparado en conocimiento y trabajo de la otra persona.

M: Yo coincido totalmente, lo más importante es la confianza, porque uno necesita que la otra persona cumpla con algunos roles, porque uno se asocia con alguien que sabe lo que uno no sabe, entonces para que el trabajo sea eficiente es necesario confiar en que lo está haciendo y lo está haciendo bien.

E: ¿Qué significó para cada uno de ustedes desprenderse o dejar su trabajo anterior en pos de algo nuevo, desconocido e incierto?

M: Para mí obviamente fue una decisión importante, donde trabajaba antes en relación de dependencia, tenía condiciones de trabajo espectaculares, pero hay otros factores y valores que para mí son más importantes, y creo que uno tiene que seguir sus verdaderos valores, hacer un autoanálisis de qué es lo que uno quiere realmente de su vida, algunos recomiendan preguntarse: “¿cómo quisiera ser yo recordado”? me gustaría que mis hijos y nietos hablen de mí, de qué manera, en un determinado momento, ahí es donde uno empieza a plantearse su verdadera escala de valores, y uno se plantea: “¿qué quiero yo para mi vida?”. El bienestar económico no es todo, y a veces, vale la pena tomar un riesgo en ese sentido, para hacer lo que uno siente que tiene que hacer.

W: Soy bastante inquieto y voy buscando nuevos caminos y quería darle a mi actividad profesional algo que tenga que ver con lo sostenible, lo sustentable, y como generar un mundo un poquito mejor, desde un granito de arena, un tiempo atrás fui a Misiones a estudiar Ingeniería Forestal para darle la vía ecológica a mi vida laboral, por cuestiones personales tuve que volver, y al poco tiempo fue que Mauricio se presentó con esta propuesta y ahí sentí que era el momento, el círculo.

E: ¿De dónde viene el vínculo con lo ambiental y ecológico?

M: Sí, siempre estuvo el vínculo con lo ecológico y ambiental, mi esposa es bastante fan también, de hecho en el fondo de casa tenemos unos pozos que hace, cuidamos mucho la basura o sea que es algo que viene de familia. Cuando lo pienso desde mi profesión, ahí es donde aparecen este tipo de tecnologías que asocian mi profesión con el cuidado del medio ambiente y en general con el bienestar. Hay dos motivos por los que alguien querría tener un sistema fotovoltaico, uno de los grandes factores que mueven a tomar esta decisión es el cuidado del medio ambiente, pero también hay que tener en cuenta que hay lugares donde no existe el acceso a la red de energía eléctrica, y entonces hay familias que ven la posibilidad de tener luz sin escuchar el ruido de un grupo electrógeno, o poder tener agua caliente, bañarse con agua caliente, uno ve las caras de los chicos y realmente es emocionante.

E: ¿Cómo es el proceso del servicio?

M: Primero hay un contacto con el cliente donde se hacen una serie de preguntas para entender cual es la necesidad del cliente, en función de eso se plantean distintas opciones, porque también la idea es acomodarse a la necesidad y al presupuesto disponible de cada cliente, hasta que encontramos la opción que mejor se adapta, luego vamos a visitar el lugar en donde se haría la instalación del sistema, seguimos conversando con el cliente, para no solamente resolver el problema técnico sino también estético, cuestiones de espacio, etc, para asegurarnos que la decisión sea la mejor, posteriormente se hace la instalación propiamente dicha. Todos nuestros equipos son autónomos, no requieren de energía eléctrica.

E: Muchas gracias por esta nota.

W y M: Gracias a ustedes!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *